30/05/2016
EL MONITOREO SATELITAL MUESTRA UN AUMENTO EN LOS FUEGOS DE LOS CAÑAVERALES DE TUCUMÁN

(1) Piriz-Carillo V, Gasparri NI, Paolini L, Grau HR. “Monitoreo satelital de fuegos en el área cañera de la provincia de Tucumán, Argentina”.

Todos los inviernos, con la zafra azucarera, se renueva la discusión sobre la quema de cañaverales en la provincia de Tucumán. La técnica de quemar la caña antes de cosechar es ampliamente usada, dado que en cierta medida facilita y hace más eficiente la cosecha. Sin embargo actualmente las máquinas cosechadoras integrales pueden limpiar la caña de su follaje de manera muy eficiente, haciendo innecesario el quemado. Adicionalmente una proporción grande de los incendios se practica en campos que ya han sido cosechados. En ambas situaciones la quema tiene consecuencias negativas: se pierden nutrientes del suelo, se destruye infraestructura (son típicos los daños a los postes eléctricos y de alumbrado), hay cortes de energía cuando el fuego afecta un tendido de alta tensión, lo cual puede dañar equipos eléctricos además de la interrupción en si misma, la pérdida de visibilidad provoca accidentes varios, y la contaminación atmosférica generada es dañina para la salud humana. La quema de cañaverales es percibida como uno de los principales problemas ambientales de la provincia de Tucumán, y por esto, en 2005 se sancionó una disposición legal que la prohíbe. Sin embargo, hasta ahora, no se había evaluado la eficacia de esta ley o de sus mecanismos de implementación.

El IER ha desarrollado un sistema de monitoreo de incendios en cañaverales de la provincia de Tucumán a partir de imágenes satelitales diarias derivadas del sensor MODIS de la NASA. Los primeros resultados de este sistema de monitoreo serán presentados por investigadores del IER en el Seminario Internacional: “Uso de la tecnología espacial de observación de la tierra en la evaluación, monitoreo y manejo de los desastres naturales en la Agricultura: retos y perspectivas” (1)

El análisis, que cubre el período 2004-2008 indica que la densidad de fuegos en el área cañera se redujo del 2004 al 2005, en forma coincidente con una menor superficie de caña de azúcar y la sanción de la ley. Sin embargo, entre el 2005 y el 2008 los focos de fuego aumentaron sostenidamente: 2008 fue el año con mayor registro de fuegos (801), mas del doble de lo registrado para 2005. Los fuegos ocurren simultáneamente con los meses de menores precipitaciones y humedad ambiental, lo que implica que los efectos sobre contaminación atmosférica y sus consecuencias negativas se potencian. Por ejemplo, es la época de mayor predisposición de la población a enfermedades respiratorias.

Estos datos muestran claramente que la legislación no ha sido efectiva en reducir estas prácticas. La temprana difusión de estos resultados ha tenido un fuerte impacto mediático que redundó en acciones gubernamentales y policiales durante julio y agosto de 2009. El sistema de monitoreo desarrollado por el IER pronto arrojará los resultados de los fuegos ocurridos durante la última zafra, y podremos analizar si la tendencia de los últimos años se mantiene o ha comenzado a revertirse.

 

Imágenes
cerrar